Bienvenido, Caminante, que en tu deambular llegas a mi casa. Acomódate, descansa, y si en algún momento sientes el Amor de Nuestro Señor Jesucristo llenando plácidamente tu alma, sabrás que ha llegado el momento de tomar la medicación que te prescribió el psiquiatra.

POST MORTEM

  • Pensamiento único - Se acusa tradicionalmente al Comunismo de aspirar a igualar a la gente y abolir el individualismo, de matar a los "divergentes" y vaciar a la persona hasta...
    Hace 1 año

lunes, 19 de enero de 2009

David 1 - Goliath 100

El mito de David contra Goliath es éso, un mito. En el mundo real no caben milagros ni emocionantes triunfos inesperados de la justicia, ni suenan bellas bandas sonoras de fondo en escenas de heroicas muertes que sirvieron para algo.

En el mundo real, la muerte es sucia, inútil, sólo causa un dolor indescriptible y la única música que llega a los oídos son los gemidos sin esperanza de los moribundos.

Cuando un adulto inocente muere, durante el instante previo a su marcha sabe que la causa es la crueldad y estupidez humanas. Los niños, sin embargo, mueren si saber porqué. Una gran parte de ellos no han llegado siquiera a conocer mínimamente la naturaleza de los engranajes que mueven el mundo, nada saben del odio que se profesan los mayores. Sólo sienten, sin más.

Me pregunto -aunque ni la casuistica, ni el marco político ni civil sea comparable- si todos aquéllos que ahora justifican la "autodefensa" Israelí, apoyarían el bombardeo de pisos francos de ETA en el País Vasco. Si los cientos de muertos resultantes serían "un precio justo, necesario, a pagar" a cambio de la tranquilidad del resto del país.

Está claro lo que los palestinos importa tanto a Hamas como a Israel. Ambos persiguen sus fines sin reparar en las vidas que la ambición de unos y el fanatismo de otros está segando con la guadaña de la irracionalidad.

La razón dispone de infinitos caminos, la historia de los pueblos parece condenada a escribirse con sangre hasta tanto no aprendamos caminos que nos alejen de la barbarie.

Intransigencia, intolerancia, son términos que hemos acuñado entre todos, desde siempre.

2 comentarios:

  1. "La razón dispone de infinitos caminos", cierto. Pero yo opino que no existe ningún camino si no existe también, al menos, un caminante. Y opino que los caminos no hay que aprenderlos; hay que elegirlos y caminarlos.
    Y ese animal, que mencionas arriba, aborregado, satisfecho con su pesebre más o menos surtido, pero surtido, tendrá que levantar el culo de su cómodo lecho de paja -tendremos que hacerlo cada uno de los "David" de éste planeta- y elegir un camino...

    ResponderEliminar
  2. ...el camino que le indique la razón, para que la historia no se escriba nunca más con sangre, para que los inocentes no sean ¡nunca más! la moneda con la que algunos dirigentes paguen su absoluta y bárbara incapacidad.
    Cuando eso suceda, no importará que el mito sea sólo un mito porque el hombre será, al fin, hombre -o mujer- y no un animal. Opino.

    ResponderEliminar