Bienvenido, Caminante, que en tu deambular llegas a mi casa. Acomódate, descansa, y si en algún momento sientes el Amor de Nuestro Señor Jesucristo llenando plácidamente tu alma, sabrás que ha llegado el momento de tomar la medicación que te prescribió el psiquiatra.

POST MORTEM

  • Pensamiento único - Se acusa tradicionalmente al Comunismo de aspirar a igualar a la gente y abolir el individualismo, de matar a los "divergentes" y vaciar a la persona hasta...
    Hace 1 año

miércoles, 28 de enero de 2009

Obama. ¿Con los pies en el suelo?

Aunque es pronto para atar cabos, el viento trae ecos sobre la situación a la que ha de enfrentarse uno de los estandartes del EEUU en el mundo. La NASA.

A las más pura tradición norteamericana, el administrador de la Agencia Espacial en la era Bush, Michael Griffin, presentó su dimisión al nuevo presidente albergando la muy fundada esperanza de que no sería aceptada. Ya se había encargado durante meses de orquestar cuantas maniobras en la oscuridad fue capaz para que así ocurriese, moviendo hilos tanto en el Congreso como en el Senado, e incluyendo alguna escena de celos frente al equipo encargado de sacar los trapos sucios de estos últimos ocho años. Obama ha aceptado su dimisión sin inmutarse, a pesar -o a causa, precisamente- de las presiones en contra.

La exploración espacial no es sólo una cuestión de altruísta filantropía. De ella depende en mayor o menor medida muchos aspectos del progreso en campos como la medicina y, aún más si cabe, tecnología militar y sostenimiento de la lucrativa industrial aeroespacial privada.

Sin embargo, siendo Griffin un peso pesado en la compleja maquinaria administrativa estadounidense, la firmeza con que Obama ha dado el paso de plantear la inspección y renovación de las actividades y proyectos en curso de la agenda de la NASA -creándose, de paso, un enemigo que si bien no ha de resultar mortal, sí será molesto,- permite ir vislumbrado la silueta política de este cada vez más simpático "elemento exótico" y las abismales diferencias que parece decidido a marcar con su antecesor.

Es previsible -y deseable- pues que Obama se decante por centrar su reinado en la tierra y sus habitantes, dejando para un futuro indeterminado volver a pisar la Luna -Bush lo tenía apalabrado con Dios y Aznar para el 2015- y primera visita a Marte, de cortesía eso sí. Habrá que ver si los casi 90 mil millones de dólares de presupuesto que a estas horas deben estar a punto de agotarse son reasignados o aumentados o si, por el contrario, el nuevo gobierno asume de una vez la escasa rentabilidad y el alto coste dinerario y humano que, en términos reales, significa el pueril intento de aventurarse al exterior con primitivos cascarones que harían descojonarse de risa a ET.

Por el momento, la tecnología obtenida al día de hoy tras siglos de investigación apenas da para proporcionar agua caliente a domicilio, liquidar de golpe ingentes cantidades de personas, desencadenar un cambio climático y mal aprovechar los recursos energéticos naturales, pero en absoluto recuerda las propuestas que la ciencia ficción daba por seguras para estas fechas. En el 2001 no hubo más odisea que la puesta en circulación del Euro, y apuesto a que para el 2010 al prototipo de "hiperluz" Enterprise aún le quedarán unas cuantas tuercas por apretar.

Ojalá The President continúe con los pies en el suelo y convenga conmigo que, por el momento, invertir en quimeras extraterrestres es una mala inversión.

2 comentarios:

  1. Por lo que dijo en su discurso de investidura parece que se quiere centrar en la investigación biomédica... eso y la energía debería ser prioritarios. Sin embargo, lo que tienen los proyectos de la envergadura del LHC o de "las quimeras extraterrestres" es que pueden generar tecnología que se aplica fácilmente a otros ámbitos. En cuanto a lo de que la tecnología actual, tal vez deberías recordar que estás escribiendo en un lugar que puede ver cualquier persona del mundo y que te puede contestar cualquier persona del mundo de forma inmediata. Si eso te parece un pequeño avance... a mi me parece una maravilla.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto, Eulez, en telecomunicaciones más que una maravilla yo diría que es ciencia ficción. Sólo tienes que probar a viajar con un navegador. Ninguno de nosotros hubiese soñado con la posibilidad de ubicarse en el planeta con un margen de error de 2 metros.

    Sin embargo, en lo que se refiere a propulsión extraterrestre, sistemas de mantenimiento de vida y tecnología necesaria para iniciar la exploración exterior, nati de nati, cero. Todo es pura teoría. Motores iónicos o fotónicos, antigravedad, velas solares, procesos de hibernación, desviadores de partículas, escudos energéticos, etc., elementos imprescindible para viajar algo más rápido que el AVE, pues todo está teorizado, pero inviable absolutamente en la práctica.

    Una lástima, pero me temo que nos quedan siglos aún de permanencia forzosa en este magnífico planeta. Sobre todo en tanto no solucionemos nuestros eternos conflictos tribales, propios de primates.

    Salud.

    ResponderEliminar